Saltar al contenido

Frigoríficos que no enfrían: causas y soluciones

¿Por qué no enfría mi frigorífico?

Cuando notamos que nuestro frigorífico no enfría, nos viene a la cabeza un sinfín de dudas y por supuesto preguntas como ¿por qué? Lo primero que debemos hacer es verificar si realmente no enfría. Revisar las tomas de corriente, que realmente esté enchufado, que los cables estén en buen estado, que la bombilla encienda, si hace algún ruido, etc.

Si revisamos esto y seguimos sin encontrar el fallo, es momento de llamar a un técnico.

Causas más comunes

Los frigoríficos pueden tener muchas averías, sencillas de resolver y otras que no tienen solución. Para determinar esto a continuación, te nombramos las causas más comunes:

La clase climática

Esta es la que establece a qué temperatura ambiente puede funcionar la nevera sin problemas. Lo habitual es que indique que debe estar en un lugar en el que la temperatura sobrepase los 16°C y que sea menor a 32°C. Sin embargo, cada frigorífico especifica en el manual su clase climática.

Por lo tanto, si la nevera esta en una cocina con temperaturas por encima o por debajo de este rango, es posible que deje de enfriar.

Mala regulación del termostato

Debemos recordar que mientras más esté el termostato mayor será el frío, y por consiguiente se consume más energía eléctrica. Por ello, algunas personas prefieren colocar temperaturas altas. En ambientes calientes esto trae como consecuencia que el frigorífico no enfríe lo suficiente, y por supuesto los alimentos estén algo calientes.

Poco espacio para ventilar

La ventilación en la nevera es muy importante. No debes llenar excesivamente los espacios de la misma. Si lo haces, estarías obstruyendo las salidas de aire, lo que provoca problemas para su funcionamiento. Además, por el exceso de alimentos, el frío no llega a todos los espacios; es decir, algunos alimentos reciben más fríos que otros.

Abrir la puerta con demasiada frecuencia

Esta es una costumbre muy recurrente que debes evitar. Además, si la dejas abierta por largo tiempo entrará aire caliente del exterior, lo que conlleva a trabajar forzadamente al frigorífico. Y como consecuencia, los alimentos no se enfrían.

Está desenchufado

A veces olvidamos lo más obvio. Y por muy insignificante que parezca, debes verificar que la nevera esté enchufada. Podría pasar, que por algún motivo no esté enchufada a la toma de corriente. Por esto, verifica si las bombilla están encendidas y si la nevera hace los ruidos propios de ella.

Problemas técnicos

Estos problemas abarcan muchos aspectos del frigorífico. Entre ellos, puedes conseguir por ejemplo: fuga de gas, averías del circuito o tarjetas electrónicas, obstrucción en la tubería, etc. Dichos problemas suelen ser un poco más complicados.

Causas comunes de las averías de frigoríficos

Soluciones sencillas

Para solventar los inconvenientes antes descritos podrías aplicar soluciones sencillas que deberías llevar a cabo para el buen funcionamiento del frigorífico:

Moverlo a un lugar más fresco

Cuando la nevera está expuesta a altas temperaturas por la cercanía a focos de calor o por exposición al sol, debes moverla de sitio para su buen funcionamiento, a un lugar fresco, donde no tenga contacto con el calor y un espacio libre de agua y humedad.

Regular correctamente el termostato

Si los alimentos están calientes, prueba con bajar la temperatura del termostato para que enfríe lo necesario. Es posible que esté a altas temperaturas. Lo recomendable es colocar el termostato entre 3ºC a 5ºC de temperatura.

Separarlo de la pared para que ventile bien

No pegues la parte trasera de la nevera a la pared. Es muy importante que la rejilla o serpentín tenga una buena ventilación para el correcto desarrollo de sus funciones. Se recomienda dejar un espacio prudente entre ambas para que así el aire caliente salga y no se recaliente esta zona.

Abrir menos la puerta

Al abrir la puerta con frecuencia permites que el aire caliente del exterior entre al frigorífico. Esto causa que los alimentos no se enfríen y del mismo modo, la nevera consume más energía para mantener la temperatura interior a la que está graduada. No permanezcas mucho tiempo con la puerta abierta sobre todo en temporadas calientes.

Descongelarlo

Cuando los frigoríficos cíclicos tienen una capa de hielo entre 0,5 y 2 mm de espesor debes descongelarlo para que los alimentos reciben todo el frío que necesitan.

Limpiar el ventilador y el condensador

Acceder a ellos es una tarea para nada sencilla. Si puedes hacerlo desmonta la rejilla trasera y verifica que no está obstruida y, para el condensador revisa el manual de instrucciones que allí te explicará cómo limpiarlo.

Termostato roto

Si el motor no suena estando enchufado el frigorífico, es posible que el termostato está dañado y esa sea la razón de que no enfría.

Ante la duda, llama siempre al servicio técnico

Lo más recomendable es que las averías sean resueltas por un técnico profesional. Ellos se encargan de diagnosticar la avería y de solucionarla de ser el caso. Evita hacerlo tu mismo si consideras que es un trabajo engorroso.

¿Cuándo llamar al servicio técnico?