Saltar al contenido

Perdidas de agua en el frigorífico

Averías comunes de los frigoríficos

El funcionamiento del frigorífico es un poco completo. Gracias a esto, tienen diversas averías más frecuentes de lo que imaginamos. Ahora dinos ¿tú frigorífico pierde agua? Toma nota de las causas.

Causas más comunes de fugas de agua

Por no manejar la suficiente información acerca del funcionamiento de nuestra nevera, creemos que la pérdida de agua es algo completamente grave. Enseguida te contamos las causas más comunes:

Obstrucción en el agujero de drenaje

Algo tan sencillo como esto puede causar una gran avería. El bloqueo del agujero de drenaje, que es la entrada al circuito que conduce el agua hacia la bandeja de evaporación o goteo de la nevera, puede hacer que tu nevera parezca rota. Es el orificio que tienen todas las neveras en la parte de abajo, al lado de la pared trasera.

Para evitarlo, debes limpiar esta zona con frecuencia para retirar cualquier obstáculo como restos de alimentos, que a sus vez causan hongos y mal olor. En caso de que este sea el inconveniente, puedes limpiar el conducto con un bastoncillo para los oídos y un poco de agua. Antes de hacerlo debes desenchufar la nevera. Pero si el bloqueo es más profundo, se puede intentar limpiar el conducto con un cable largo.

Causas de las averías de los frigoríficos

Bandeja de drenaje o evaporación agrietada

La bandeja de goteo que está situada en la parte inferior de la nevera puede agrietarse y provocar una fuga de agua. Es normal que se acumule un poco de líquido en esta bandeja, pero generalmente se evapora sin inconvenientes debido al calor que produce el compresor del refrigerador.

Si ves que hay una fuga de agua y no hay problemas de bloqueo en el circuito de drenaje, puedes verificar si esta bandeja tiene una grieta. En ese caso, lo resuelves cambiando esta bandeja.

Deterioro de la goma de la nevera o el congelador

Cuando las puertas no cierran herméticamente produce la condensación de agua. Igual, se pueden estropear los alimentos que tengas en la nevera. Este hecho, provoca que el motor tenga que funcionar de manera continua para mantener la temperatura adecuada.

Existen formas de reparar por un corto tiempo esta goma, pero tarde o temprano regresará el mismo inconveniente por lo que lo mejor es cambiar la goma del frigorífico de manera definitiva.

La pérdida de agua es posible que se deba también a la condensación por una sobrecarga de la nevera, lo que produciría un bloqueo de la ventilación que regula la temperatura y el nivel de humedad.

¿Cómo cambiar la goma del frigorífico?

Descongelación del frigorífico

Este punto no siempre se tiene que llevar a cabo. Esto es así debido a la nuevas tecnologías de frigoríficos no frost frente a los frigoríficos cíclicos. Si tu frigorífico no cuenta con la tecnología no frost, debes descongelarlo.

Recuerda que es un proceso un poco lento y de que puedes ayudarte con un secador con aire caliente o un envase con agua hirviendo, lo colocas adentro y de esta manera aceleras el proceso de descongelación.

Bajo ningún motivo utilices elementos punzantes para retirar el hielo pues pueden causar daños irreparables a tu nevera.