Saltar al contenido

Cómo instalar termo eléctrico

Si sabemos cómo instalar termo eléctrico en casa tenemos mucho ganado respecto al ahorro que vamos a conseguir en las próximas facturas de gas y luz en casa. Como sistema para Agua Caliente Sanitaria (ACS) principal, nos encontramos ante una mecánica que gusta a la gran mayoría de los hogares y que también se ha traspaso a bares y restaurantes así como todos los pequeños comercios que requieren de cierto suministro. ¿Te gustaría saber por qué todos se quedan con él?

Consejos básicos para una buena instalación del termo eléctrico

El principal consejo que podemos dar a una persona que quiere instalar un termo eléctrico en su casa es que lo haga un profesional del sector y nosotros nos olvidemos del tema. Cuando se trata de maquinaria que debe durar en el tiempo, o sabemos muy bien qué es lo que hacemos o buscamos la manera de que sea otro quien «se manche las manos» Cuando se trata de este tipo de artilugios no debemos escatimar en hacer las cosas bien y de forma ordenada.

Nosotros, como dueños o personas que viven en el sitio en que se pondrá, buscaremos el lugar para que el profesional coloque este aparato y, después de que se haya dado el aprobado, ya podremos usar la máquina en la medida que queramos. Conocer el sistema que tenemos en casa o si ya ha habido un termo eléctrico antes también es un buen dato para dar a la persona que viene hasta nuestros hogares pero en definitiva, no recomendamos que alguien que no está acostumbrado a esto, se ponga a colocar el conjunto.

Requisitos para la instalación del termo eléctrico

Lo más importante de saber cómo instalar termo eléctrico son los requisitos que hay que tener en cuenta antes de hacerlo. A pesar de las ventajas que supone para todas las casas, si no seguimos una serie de pautas o hacemos cambios ligeros en nuestro habitáculo puede que no consigamos el objetivo. Para los que no habían pensado en este particular y quieren estar al día de cuáles son las condiciones extras, os dejamos con los siguientes guiones:

Termo adaptado a las necesidades

Son muchos los termos eléctricos que hay en el mercado y, dependiendo del uso que le vayamos a dar, nos haremos con uno u otro diferente de todos los que vemos. La regularidad de consumo, el número de personas que viven en la casa o cuál es el sistema que ha habido de previo en el hogar son algunos de los aspectos que debemos entrar a valorar. Consultar con los expertos o llamar a la tienda que en la que vamos a hacernos con el ejemplar sirven como apoyo.

Resistencia de la pared

¡No es ninguna broma! Conocer la resistencia que tiene nuestra pared es una de las cosas que nos van a ayudar con la buena instalación de nuestro termo eléctrico. No todos los rincones sirven para colgar un instrumental de este peso y, si damos un paso en falso puede que lo lamentemos tiempo más adelante. Para estar seguros, hablar con el equipo de construcción que hizo la casa sería lo ideal pero si esto no te es posible siempre podemos pedir recomendación a quien lo instala.

Conexión de agua caliente

Asegurarnos de la conexión de agua caliente es fundamental para una correcta instalación del termo. Cuando compramos uno de estos aparatos lo habitual es que lo hagamos para regular la temperatura. La fría, que casi siempre viene por defecto, no necesita de previas revisiones para su uso (aunque nunca está de más) pero sí cuando se trata de su contraria. Con una distancia mayor de dos metros para la máxima seguridad, ya contaremos con el combo que necesitamos.

Espacio fijo

A la hora de saber cómo instalar termo eléctrico lo ideal es que tengamos una idea clara sobre el sitio en el que lo vamos a colocar. Son muchas las personas que, sin estar seguras de dónde lo quieren, se ponen a hacer agujeros a lo loco para dentro de dos temporadas llamar a quien corresponde a fin de que lo cambie de sitio. Esto no es positivo de cara a las tomas de agua por eso siempre recomendamos que antes de maniobrar estemos de acuerdo con lo que queremos.

Profesional de instalación

Un termo eléctrico no podemos instalarlo nosotros solos. Llamar a un equipo de profesionales que se dedican a esto es lo más coherente de cara a que las cosas salgan bien. Si somos «manitas» o tenemos experiencia con el montaje puede haber una excepción pero si este no es el caso, lo mejor será que llames a una persona que sabe bien lo que hace. Aunque en un principio la mano de obra nos puede parecer algo cara, lo cierto es que con el tiempo lo acabaremos agradeciendo.

Pasos para instalar termo eléctrico en casa

No hemos echado cuenta de los consejos que leímos al principio y seguimos con la idea de instalar termo eléctrico nosotros mismos. Para los más atrevidos o que al menos tienen algo de experiencia en este campo, hay varios pasos que pueden seguir con los que seguramente tengas el aparato en casa antes de lo que te habías pensado. Si estás aprendiendo o simplemente no tienes dinero para que el trabajo te lo haga una mano profesional, a continuación te dejamos con los pasos correctos a caminar:

Elegir el lugar adecuado

Antes de instalar el termo en casa debemos saber dónde lo vamos a colocar y por qué lo queremos ahí. Como ya hemos advertido, escoger el sitio en el que va a ir este aparato nos ahorrará muchos quebraderos de cabeza futuros y es que para no pensar en moverlo, nada mejor que tenerlo en un sitio donde encaje a la perfección. Ubicados en la cocina o el patinillo, se recomienda que cerca de él haya una toma de corriente para que la conexión sea más sencilla.

Cuelga el termo

Por lo general, los termos eléctricos se fijan a la pared a través de una placa que ya va incorporada al tanque. Antes de ponerte a hacer agujeros es fundamental que compruebes las condiciones de ésta y te asegures de que no estamos en un mal sitio para dar rienda suelta a nuestras artes ferreteras. Para ello, como ya dijimos en el punto anterior, resulta ideal que puedas hablar con la persona que se hizo cargo de la obra pero si esto no es una opción, con cualquiera que sepa del tema. ¿Conoces a alguien?

Conecta el termo a la red de tuberías

Una vez que hemos colgado el termo debemos conectarlo a las tuberías. A pesar de que esto parece la parte más complicada de la tarea, por lo general todos los modelos llevan en los latiguillos unas cintas de diferente color. Azul para el agua fría (que hace las veces de entrada) rojo para el agua caliente (que hace las veces de salida) consiguiendo que cualquier persona que se ponga manos a la obra con su instalación, pueda realizar la tarea de forma más sencilla.

Llenar el termo

No vamos a saber cómo instalar termo eléctrico sin llenarlo. Para ello, únicamente debemos abrir la llave de entrada del agua fría y la salida del agua calientes para que, en el momento en que se llene, la segunda será la que notemos por los grifos en presión. Se recomienda abrir todos los que hay en la casa para evitar posibles taponamientos y para que la seguridad de que todo va correctamente y sin ninguna fisura a la vista. Debemos recordar que es importantísimo hacer el llenado de la máquina antes de conectarla a cualquier red eléctrica o de lo contrario podemos estropearla sin arreglo.

Conecta el termo a la corriente

¡Ahora sí! Ya hemos conectado el termo a las tuberías y además lo hemos llenado para comprobar que el agua caliente funciona exactamente como queremos. Con todo esto hecho, el siguiente paso es enchufar la máquina y configurar el modo de trabajo. Este apartado es crucial para saber que hacemos las cosas bien o que hemos llegado sin problemas hasta aquí. En el caso de que algo falle nuestra recomendación es que desconectes todo lo que da a la red y llames a un técnico que sí sepa hacerlo.

Comprueba que el termo funciona

Si hemos hecho todos los pasos como se debe el termo tendría que salir andando sin problemas. Tanto la disposición de agua caliente como la de agua fría estarán dándose la mano para que tú puedas hacer uso del aparato con todas las de la ley. Es importante hacer comprobar cada uno de los puntos para saber qué es lo que falta o en qué hemos podido fallar. Una vez más, si el instrumental no responde, lo ideal es desconectarlo, dejarlo como está y llamar a un profesional.

¿Cómo cambiar un termo eléctrico por otro?

Si tienes un termo eléctrico que no funciona o quieres cambiar el que va a gas por uno más moderno, seguro que te estás preguntando cómo puedes hacerlo para que ese que has visto en el anuncio llegue hasta tu hogar. Para ello, lo primero que tenemos que hacer es desmontar el ejemplar que hay en la cocina, vaciar toda el agua que llena su interior una vez que hayamos cerrado la llave que da paso a la corriente tanto si es fría como si es caliente.

Apoyándonos en los pasos que hemos visto en el apartado anterior (o bien viendo el vídeo) aprenderemos cómo instalar termo eléctrico pero al igual que ya lo comentamos para ese mismo punto, cuando se trata de quitar una máquina que lleva tiempo en nuestro hogar, lo ideal es llamar a un técnico que se encargue de esta tarea. Las manos de obra para este tipo de trabajos no suelen ser caras y con ellas no solo ahorrarás tiempo sino también posibles percances ajenos.