Saltar al contenido

¿Cómo elegir correctamente el frigorífico?

El frigorífico es uno de los electrodomésticos más importantes del hogar. Tiene la importante función de mantener bien conservados los alimentos para que luego puedan ser consumidos sin ningún problema, pero ¿cómo escoger un frigorífico correctamente para que satisfaga las necesidades del hogar?

En este artículo te ayudaremos a escoger uno de entre la gran cantidad de frigoríficos que existen en el mercado para hallar al que se ajuste perfectamente a tus necesidades de espacio y almacenamiento lo cual, a largo plazo, te ahorrará mucho dinero en electricidad.

Puntos clave

Antes de comenzar debes tener siempre en mente escoger refrigeradores que cumplan con tres principios:

  • Al ver la etiqueta, debe tener una A++ o A+++ (esto significa que provechan muy bien la energía).
  • Es importante que sea del tamaño que necesitas: un refrigerador demasiado grande solo representará un gasto mayor de electricidad.
  • Trata de que la temperatura del congelador llegue a los -18°C y la de la nevera oscile entre los 3 y los 5°C.

Busca la eficiencia energética

Cuando compras un frigorífico también estás adquiriendo un electrodoméstico que será el responsable de un 18 % del consumo de la electricidad del hogar. Un frigorífico que aproveche muy bien la energía estará etiquetado con una A++ o A+++ y podrá ahorrarte un montón de dinero anualmente.

Estos frigoríficos de mínimo consumo pueden ahorrarte incluso un 60 % de la energía que consume uno de clase A.

Elige la capacidad ideal para tu familia

Escoger un frigorífico más grande de lo que necesitas puede conllevar importantes gastos en tu hogar, al igual que escoger uno que no satisfaga tus necesidades a la larga te traerá tanta incomodidad que terminarás comprando otro.

En función de las necesidades de las personas existen varios tipos de frigoríficos y tamaños:

  • Los de 150 a 200 litros son los de bajo encimera y están recomendados para una pareja que usualmente come fuera de casa.
  • Los de 200 a 250 litros se adaptan al formato de familia pequeña y son usualmente de una puerta.
  • Los de 250 a 300 litros ya son refrigeradores grandes de dos puertas, adecuados para una familia de tamaño normal.
  • Los de 300 a 600 litros son frigoríficos de gran tamaño, perfectos para una familia mixta o una familia cuyas comidas se preparan en su casa con una amplia variedad de ingredientes.

Tipos de frigoríficos

Existen una amplia variedad de frigoríficos en el mercado, entre los cuales están:

Bajo encimera

Su profundidad, anchura, altura y forma en general es adecuada para colocarlos debajo de una encimera. Es una solución ideal para cocinas pequeñas que requieren un refrigerador para guardar pequeñas cantidades de alimentos.

El ventilador en este tipo de refrigerador se encuentra integrado en la parte inferior en vez de en la trasera para ahorrar espacio.

Los de una sola puerta

Los frigoríficos de una sola puerta solo mantienen los alimentos a una temperatura de entre 0 a 5°C ya que no poseen congelador. Puede ahorrar una gran cantidad de electricidad, por lo que sería una opción adecuada si no usas el congelador ya que estás acostumbrado a un tipo de alimentación que no lo necesita.

Es una buena opción si se cuenta con otro congelador de gran tamaño y quieres una sección para guardar frutas, vegetales u otros alimentos con mayor espacio sin que lleguen a congelarse.

Los de dos puertas

Los frigoríficos de dos puertas son los más populares en el mercado. Usualmente poseen la sección de congelador en la parte superior y el refrigerador en la parte inferior, el cual está dividido en varias secciones como las bandejas para frutas y verduras. En sus puertas existen pequeñas secciones para guardar bebidas.

Tipos de frigoríficos

Los frigoríficos tipo combi

Los frigoríficos tipo combi conservan las dos puertas, sin embargo, la sección del refrigerador está en la parte de arriba mientras que el congelador se encuentra debajo de esta.

Los combi son muy prácticos y funcionales para las personas que tienen una dieta vegana o usan una gran cantidad de frutas y verduras en su dieta diaria, usando muy poco el congelador.

Frigoríficos Side by Side (americanos)

Desde nuestro punto de vista son los que ofrecen un mayor aprovechamiento de los espacios aunque quizás tenga zonas demasiado altas o bajas, según la zona que sea de tu prioridad.

Tienen dos puertas, en una se encuentra el congelador, con una sección en la puerta para guardar bebidas y vasos y en la otra puerta se encuentra la nevera, con una sección para guardar embutidos, quesos, verduras, frutas y huevos.

La principal diferencia con respecto a estos frigoríficos side by side o frigoríficos americanos es que ambas puertas tienen un radio de apertura mucho menor que el de un frigorífico ordinario, por lo que solucionan un problema de espacio.

De puerta francesa o french door

Los frigoríficos de puerta francesa son una combinación de los de tipo combi con los americanos, es decir, frigoríficos en donde el congelador se encuentra en la parte de abajo y cuyas puertas poseen un corto radio de apertura. Lo malo de estos modelos es que necesitarás cerrar una puerta para abrir la otra.

¿De cuánto espacio dispones?

El refrigerador ocupa un gran espacio tanto en profundidad, anchura como en alto, por lo que tu cocina debe contar con un buen espacio para albergar a este coloso de la refrigeración.

Antes de comprar un frigorífico primero deberás hacer un hueco en tu cocina y medir cuánto espacio hay disponible para colocar la nueva adquisición. Al momento de escoger el nuevo frigorífico, ten en cuenta las medidas que tomaste antes para comprarlo.

También ten muy en cuenta la apertura de las puertas, ya que si estas no pueden abrirse por completo para mostrar todo el contenido del mismo, conllevará importantes problemas prácticos. Para evitar esto, sobre todo en cocinas pequeñas, asegúrate de colocarlo en un espacio en donde no haya una pared en frente.

¿Prefieres integrable o de libre instalación?

¿Sabías que puedes esconder la nevera en el decorado de tu cocina? A este tipo de frigoríficos empotrados en la pared se les conoce como integrables.  Sin embargo, no todos los frigoríficos pueden ser instalados de esta manera, aunque aún puedes comprar frigoríficos que vayan muy bien con la temática de la cocina.

Existen varios tipos de frigoríficos en cuanto a su tipo de instalación, los integrables y los independientes:

Los frigoríficos integrables

Este tipo de frigorífico permite colocar la nevera en un armario, ocultándola por completo y dejando un bonito acabado sin cargar la cocina. Los frigoríficos integrables no tienen demasiado volumen en su parte posterior y también tienen una menor anchura.

También como características principales en este tipo de frigorífico está que no posee un tirador en la puerta y su tamaño es un poco más reducido que los convencionales.

Los frigoríficos de libre instalación

Los frigoríficos independientes son los convencionales, que pueden ser colocados en cualquier parte mientras tengan acceso a un enchufe. Este tipo de frigorífico es más grande que el integrable ya que no está diseñado para ser colocado en un armario.

De este tipo de modelos, para que no interrumpa el decorado con un diseño aburrido o tosco, existen muchos tipos de acabados como el acero inoxidable, con temática de madera, vintage o brillantes: hay cientos para escoger.

Otras prestaciones que debes tener en cuenta

Existen varias consideraciones a tener en cuenta a la hora de escoger un frigorífico que te harán mucho más cómoda la interacción con él, entre ellas:

Existencia de un control de temperatura

El control de temperatura de tu frigorífico te permitirá graduar la temperatura del congelador y de la nevera. Lo normal sería mantener la temperatura del congelador en -18°C y la de la nevera entre 3 y 5°C, pero puede que ciertos eventos hagan necesaria la manipulación de la temperatura.

Sistema que permita la libre circulación del aire

La libre circulación del aire previene la aparición de escarcha y el congelamiento solo por un lado de los alimentos.

Posee un compartimiento para la larga conservación

Este tipo de compartimientos usualmente vienen en formato bandeja y están destinados a conservar alimentos como carnes y quesos durante un largo tiempo sin que pierdan su sabor o propiedades. Esta bandeja normalmente está a varios grados menos que el resto de la nevera.

Verifica que los cajones puedan extraerse

¡No sabes cuánto te facilitará el trabajo de limpieza que los cajones, bandejas y estantes puedan sacarse para que puedas limpiarlos fuera del frigorífico! También se aprecia mucho que estos puedan salir casi completamente para así sacar o meter productos de una manera sencilla.

Que posea cierre amortiguado

Este tipo de cierre permite que, automáticamente, la puerta del frigorífico se cierre si has olvidado cerrarla o por accidente ha quedado entreabierta. El mantener la puerta de tu frigorífico abierta puede reducir drásticamente su eficiencia y puede hasta dañarlo.