Saltar al contenido

Cómo elegir un horno

Cómo elegir un horno para casa

Un horno es un electrodoméstico, que funciona con electricidad o gas, y se utiliza para calentar o cocinar los alimentos; una de las principales ventajas de estos aparatos es que ofrecen múltiples posibilidades de cocinado y te permiten elaborar unos alimentos más sanos y con menos aceite. Por eso, en este post te mostramos cómo elegir un horno adecuado para tu vivienda.

Aspecto a tener en cuenta al elegir un horno

A continuación te mostramos los principales aspectos que debes tener en cuenta a la hora de elegir un horno para tu cocina.

tipos de hornos para cas

El calor

Una de las principales características que debes tener en cuenta a la hora de elegir el horno es la forma de aportar el calor:

  • Hornos convencionales: están formados por 2 resistencias (una en la parte superior y otra en la inferior), pero para cocinar es necesario disponer de una bandeja. Estos electrodomésticos son recomendables para utilizarse de forma esporádica.
  • Hornos multifunción: formados por 2 resistencias y un ventilador trasero, para garantizar una distribución homogénea del calor; permiten cocinar en 2 niveles y evitar la mezcla de olores y sabores. Es importante destacar que estos aparatos son más eficientes y económicos, ya que ofrecen un calentamiento un 30% más rápido que los modelos convencionales.

El consumo energético

Los electrodomésticos son responsables de una gran parte del gasto energético del hogar; por eso, este factor es fundamental a la hora de escoger un horno. Para que te hagas una idea, el horno consume una media del 4% del gasto energético total de la vivienda.

Lo más recomendable es escoger un modelo con una gran eficiencia energética y usarlo con responsabilidad. Los hornos, al igual que el resto de electrodomésticos de la vivienda, disponen de una etiqueta de eficiencia energética, que va desde D (menos eficiente) hasta A+++ (más eficiencia).

A continuación te mostramos los datos en los que te debes fijar a la hora de analizar la eficiencia energética del horno.

  • Marca del fabricante.
  • Letra de la eficiencia energética.
  • Volumen interior, medido en litros.
  • Consumo energético según el calentamiento tradicional.
  • Consumo energético según la circulación forzada.

El tamaño y lugar de colocación

Lo más habitual es que el horno tenga una anchura de 60 cm y que se sitúe debajo de la placa vitrocerámica de la cocina; también puedes encontrar hornos compactos, con 45 cm de ancho, ideales para instalar en estancias pequeñas y ahorrar espacio.

Para elegir el mejor horno, debes dejar un espacio libre para garantizar la ventilación del horno; además, la zona debe tener un enchufe de 6 mm y 25 amperios para conectarlo.

Apertura del horno

A continuación te mostramos los distintos tipos de apertura que puede tener la puerta de tu horno:

  • Cierre abatible frontal: es la alternativa más habitual, puesto que el asa se sitúa en la parte superior y la apertura se realiza tirando de este asa.
  • Cierre total: la apertura se realiza con un carro extraíble y es una opción muy destacada porque los alimentos son más fáciles de introducir, evitando las quemaduras. El problema es que se pierde el calor interior y se puede alterar el proceso de horneado cuando se abre el electrodoméstico.
  • Apertura lateral: se trata de un horno con apertura abatible pero, en esta ocasión, está situada en uno de los lados. Puedes elegir si lo deseas situar en la parte izquierda o derecha, en función de tu cocina.

La limpieza

El sistema de limpieza adecuado del horno depende del uso que vayas a hacer de él; a continuación te mostramos las distintas opciones entre las que puedes elegir:

  • Limpieza manual: debe realizarse cuando el horno está templado y, para ello, debes utilizar un paño con agua caliente y vinagre.
  • Limpieza a vapor: los hornos que cuentan con esta opción disponen de un recubrimiento interior, con un esmalte especial, que ofrece una limpieza automática.
  • Limpieza catalítica: el propio electrodoméstico aprovecha el calor durante el cocinado para absorber los depósitos de grasa y disolverlos, provocando la oxidación de la suciedad. Estos hornos se caracterizan por tener unas paredes rugosas y ásperas, las cuales atraen la grasa pero evitan que se peguen en ellas.
  • Limpieza pirolítica: el horno se encarga de descomponer la grasa mediante el calor con un sistema de autolimpieza; lo único que hay que limpiar son las cenizas de los restos no orgánicos, utilizando un paño húmedo al finalizar el proceso de limpieza.

Cómo elegir el horno perfecto

Seguridad del horno

La seguridad en tu vivienda es muy importante y, por ello, debes disponer de un electrodoméstico que incorpore distintas funciones de seguridad. A la hora de escoger un horno, lo más recomendable es que apuestes por uno que tenga puerta fría, es decir, que disponga de varios cristales entre el interior y el exterior.

Del mismo modo, para evitar quemaduras, lo ideal es apostar por un horno con carro o con un sistema de guías extraíbles; asimismo, es recomendable que el electrodoméstico disponga de sistemas de seguridad adicionales, como la salida ventilada de vahos o la ventilación tangencial.

Tipos de hornos de cocina

¿No sabes cómo elegir un horno porque hay muchos modelos distintos? Lo primero que debes saber es qué tipo de horno de cocina deseas; en la actualidad, estos electrodomésticos se pueden dividir en dos: independientes y polivalentes.

Los hornos polivalentes son muy recomendables para placas de cocina que no disponen de mandos, ya que estos modelos incorporan los mandos y se unen a la encimera con varillas, cardans; por ello, deben ubicarse siempre en debajo de la placa de cocción.

Por otro lado, los hornos independientes son los más habituales y son ideales para cocinas con placa de cocción con manos propias; además, estos modelos se pueden instalar en la parte superior de la misma o en una columna independiente. A continuación te mostramos los distintos tipos de hornos independientes que existen en la actualidad:

  • Hornos convencionales: disponen de una resistencia en la parte superior y otra en la inferior; son los más tradicionales e incorpora 3 funciones, una de calentamiento inferior, otra de calentamiento superior grill y otra combinado. Se caracterizan por su sencillez, facilidad de uso y precio más económico; además, son muy recomendables para gratinar o calentar los alimentos.
  • Hornos multifunción: incorporan las mismas funciones que los modelos anteriores pero, además, disponen de un ventilador que permite la circulación del aire y garantiza una cocción uniforme, haciendo que puedas cocinar dos platos a la vez. Estos electrodomésticos son muy recomendables para hogares de 4 o más personas que lo vayan a usar más de 2 veces por semana.
  • Hornos multifunción pirolíticos: estos modelos son muy recomendables para las personas a las que les gusta cocinar y lo usan de forma frecuente.
  • Hornos multifunción Hydroclean o Aqualisis: facilitan la limpieza, solo vertiendo un vaso de agua de 300 ml.
  • Hornos de vapor: incorporan la función de vapor para garantizar asados más crujientes y profesionales.
  • Hornos de gas: son más eficientes pero su inversión es más elevada; además, son más ecológicos, ya que el gas natural emite menos gases de efecto invernadero.
  • Hornos multifunción pirolíticos con microondas y vapor: unen todas las prestaciones de los electrodomésticos anteriores y son perfectos para cocinas profesionales y aquellas que tienen poco espacio.

Limpieza del horno: ¿Pirólisis sí o no?

Los hornos pirolíticos usan esta función para elevar la temperatura interior del electrodoméstico, hasta los 500ºC, haciendo que los restos de suciedad se puedan convertir en cenizas y, de esta forma, solo necesitas una bayeta húmeda para limpiar el aparato.

Los hornos pirolíticos son muy recomendables porque se pueden limpiar de forma más rápida y sencilla; eso sí, es importante que uses esta función de forma esporádica, aunque el horno lo uses a diario. Por el contrario, hay que señalar que los hornos pirolíticos requieren una mayor cantidad de energía, lo que hace que su consumo sea mayor.

¿En qué te debes fijar a la hora de comprar un horno de cocina?

A continuación te mostramos las características clave que debes tener en cuenta para comprar un horno de cocina:

  • Capacidad: la mayoría suelen tener una capacidad de 57 litros, aunque algunos disponen de un espacio interior más grandes, de hasta 74 litros, manteniendo las mismas medidas externas.
  • Sistema de apertura: debes elegir el que mejor se adapte a su ubicación en la cocina.
  • Eficiencia energética: lo ideal es que tenga, como mínimo, una clase energética A.
  • Sistema de limpieza: lo más recomendable es que escojas el modelo adecuado, en función del uso del horno.
  • Color: al igual que para elegir un frigorífico, es importante que tengas en cuenta el diseño de tu cocina, para que el horno combine con tus electrodomésticos.

¿Cómo ahorrar al elegir un horno de cocina?

Para ahorrar a la hora de elegir un horno de cocina, lo mejor es que analices la eficiencia energética; de esta forma, puedes escoger el modelo adecuado y sabrás que tu inversión será rápidamente amortizada.

características para elegir un horno

Además, si el horno dispone de varias alturas puedes utilizar cada zona y aprovechar al máximo el calor y las zonas de cocción:

  • Parte superior: en ella se centra la mayor parte del calor; por eso, es recomendable que, en ella, sitúes los alimentos que quieras gratinar o dorar por la parte superior.
  • Parte central: suele ser la más utilizada, ya que es la que se destina a la elaboración de todos los alimentos con un calor homogéneo.
  • Parte inferior: lo mejor es que la uses para calentar o mantener a baja temperatura la cocción de los platos.
  • Cocción con ventilación: esta función permite una circulación homogénea del aire, por todo el interior, para que los alimentos se cocinen más rápido.

¿Cómo usar el horno de forma eficiente?

¿No sabes cómo usar el horno de forma eficiente? A continuación te traemos unos consejos que te ayudarán:

  • Apertura de la puerta: lo ideal es que no abras el horno si no es imprescindible, ya que cada vez que lo haces se pierde cerca de un 20% de energía acumulada en el interior.
  • Buena iluminación interior: esto evita las aperturas constantes para comprobar el estado de cocción de la comida.
  • No utilice el horno para pequeñas cantidades: lo ideal es que aproveches al máximo su capacidad y, si lo deseas, puedes elaborar varios alimentos a la vez.
  • No lo uses para recalentar o descongelar: esto supone un gasto energético muy elevado; en cambio, puedes utilizar el microondas para esa función. Es importante señalar que algunos electrodomésticos disponen de la opción de descongelar y de grill.
  • Más de una hora de elaboración: no es necesario que precalientes el horno y, de este modo, estarás ahorrando energía; además, puedes aprovechar el calor residual y apagar el modelo antes de finalizar la elaboración.
  • Seguridad: lo ideal es que tu electrodoméstico disponga de una puerta fría o unos protectores antiquemaduras; también disponen de bloqueadores de puerta y un protector de mandos del horno.

Ahora que ya sabes cómo elegir un horno, ¿a qué esperas para hacerte con el modelo perfecto para tu cocina?