Saltar al contenido

Ropa que no debes lavar en casa

¿Qué prendas llevar a la tintorería?

Si deseas que tu ropa siempre luzca como nueva y que puedas usarla por mucho tiempo, debes considerar los cuidados de las prendas de vestir. Si tienes prendas de vestir que son delicadas: no debes lavarlas en casa y llevarlas a especialistas de la tintorería; de este modo, se evita que la ropa cambie de color, se dañe o se deforme.

En este post te indicamos cuáles son las prendas que puedes lavar en tu hogar y cuáles son las ropas que no debes lavar en casa para que puedas cuidarlas debidamente.

¿Qué prendas lavar en casa y cuáles llevar a la tintorería?

Para cuidar la ropa, si bien debes leer las etiquetas que traen, es importante considerar cuáles puedes lavar en casa a mano o en lavadora y cuáles en la tintorería.

En casa puedes lavar la ropa de lana, algodón, seda lino, microfibras, satén, los vaqueros e incluso toallas y sabanas.

Por lo general, la ropa que no se debe lavar en casa son aquellas prendas de vestir o de lencería que son de uso delicado tales como: trajes y chaquetas, corbatas, vestidos o blusas que tengan adornos de lentejuelas y encajes, prendas de gamuza o de cuero.

También es apropiado llevar a la tintorería manteles, edredones sintéticos y los que son súper acolchados; de este modo, puedes cuidar su tejido y evitas su deformación.

 

¿Qué es el lavado en seco?

El lavado al seco es una técnica que se aplica en las tintorerías que consiste en que las prendas no pueden ser sumergidas en agua porque se deterioran, se deforman o porque pueden cambiar de color.

¿Por qué llevar la ropa a la tintorería?

Las prendas de vestir se colocan en una máquina similar a una lavadora de gran tamaño. En el proceso de limpieza al seco se incorporan disolventes secos como el percloroetileno, que elimina la suciedad y las manchas sin afectar los colores ni el tejido. Una vez realizado el proceso de limpieza se somete a un secado por aire.

¿Puedo hacerlo en casa?

Puedes lavar la ropa al seco en casa, de este modo puedes ahorrar tiempo y dinero. Sigue los siguientes pasos que te dejamos aquí:

  1. Antes de lavar una prenda debes verificar la etiqueta, así te aseguras de qué modo puedes lavar tu ropa.
  2. Coloca la prenda en agua fría en un balde y agrega jabón neutro o suave, sumerge la prenda y sácala varias veces.
  3. No restriegues la ropa, solo frota suavemente con los dedos la prenda.
  4. Enjuaga la prenda de vestir con agua fría, metiéndola y sacándola varias veces. Puedes usar el suavizante de tu preferencia para enjuagar tu ropa.
  5. Saca la prenda y extiende sobre una toalla, enróllala sin apretarla mucho, así eliminas el exceso de agua.
  6. Luego, cuelga la ropa en una percha y la pones a secar al aire libre en un lugar de sombra.

¡De este modo queda la ropa limpia como si la hubieras llevado a la tintorería!.