Saltar al contenido

Cómo elegir secadora

¿Cómo elegir la secadora adecuada?

Para comprar cualquier electrodoméstico debes conocer las distintas características, funciones, modelos, y muy importante: la clase energética, sobre todo si deseas disminuir la factura de electricidad. Hoy en día, hay tantos modelos que podrías abrumarte si antes no aprendes a cómo elegir secadora. Recuerda que lo primordial es que se adapte a tus necesidades.

Características a tener en cuenta

Antes de adquirir tu secadora lo más conveniente es conocer las diferentes características para luego saber cómo elegir secadora, teniendo en cuenta tus necesidades y el presupuesto que dispongas:

Capacidad de carga

Su capacidad se mide de igual forma a la capacidad de las lavadoras, es decir, en kilos de ropa que puedes introducir en cada lavada. Lo que se recomienda es que elijas una secadora que tenga más capacidad que tu lavadora, ya que la ropa mojada pesa más que la ropa seca.

Consumo

Este es una de las características más importante puesto que es difícil conocer el precio de poner la secadora. Sin embargo, y aunque la secadora no es el electrodoméstico que más energía consume, es relevante fijarse en su clase de ahorro eléctrica. Recuerda que la clase A es la de menos consumo, y mientras más + tenga la etiqueta menos consumo genera.

Programas

Es importante la exactitud con la que la secadora se ajusta a sus programas, es decir, que el grado de humedad de la ropa sea el que indica el programa. Al momento de usar la secadora asegúrate de elegir el programa según el tipo de tejido, ya que a esto pocas veces se le presta atención y de ahí surgen los mitos sobre las secadoras, como el de que dañan la ropa.

Pasos para elegir secadora

Instalación

Antes de comprar la secadora debes verificar los requisitos de instalación de la misma. En caso de que sea una de evacuación, ten en cuenta la salida del tubo, o si es de condensación con opción de desagüe, deberá estar cerca de la salida de agua.

Otras prestaciones

Hay otro tipo de características que debes tener en cuenta, como las características de la puerta con protección para niños o que se pueda invertir el sentido de apertura; programa antiarrugas, aviso de limpieza de filtro y comienzo retardado.

¿En qué debes fijarte para comprar una secadora?

Considera los diferentes tipos de secadoras, el consumo de cada una y la capacidad de carga, debes fijarte en las siguientes características más específicas:

Clasificación energética

  • Programas y funciones: debe contener programas para los diferentes tipos de tejido de las prendas.
  • Clasificación energética: fíjate en la eficiencia energética que va desde la letra A hasta la D. La más recomendable es adquirir una con eficiencia alta como la A++ o A+++.
  • Potencia sonora: es importante medir los decibelios y tener en cuenta el nivel de vibración, algunos modelos traen un paneles para evitarla.

¿Cómo ahorrar al comprar una secadora?

Para empezar debes elegir las secadoras con sensores de humedad incorporados, que detectan cuando la ropa está seca y detienen el proceso para evitar un consumo innecesario y un sobresecado de la ropa. Uno de los puntos más importante para ahorrar es la clase de consumo energético. Como ya lo mencionamos, elige una con clase superior a A++, si bien es cierto que son un poco más caras, al final del año ahorras más de 200 euros.

Trucos para el buen uso de la secadora

De acuerdo al uso y trato que le des a la secadora esta te beneficiará si realizas estos trucos:

  • Conserva la calidad de tu ropa adaptando la temperatura

Recuerda siempre adaptar la temperatura al tipo de tejido de las prendas que vas a secar. Lo más probable es que tenga programas específicos para cada tejido.

Igualmente, no olvides fijarte en la etiqueta de las prendas. Ahí te especificará si es apta para el secado y a qué temperatura.

  • Ahorra energía poniendo dos veces la secadora

Si necesitas poner mucha carga de ropa, es recomendable ponerla dos veces seguidas. Así podrás aprovechar el calor del primer secado. Si además centrífugas bien después del lavado, la ropa estará mejor predispuesta al secado.

  • El mantenimiento de tu secadora de ropa se hace con pequeños gestos

Tras cada secado, limpia los filtros y el condensador de agua. Si añades este pequeño gesto a tu rutina vas a alargar la vida del aparato.