Saltar al contenido

Secadoras de evacuación

¿Qué son las secadoras de evacuación?

Las secadoras se dividen en dos tipos principales. Un de estos tipos son las secadoras evacuación, las cuales poseen características y funciones particulares. Para adquirir este tipo de aparato debes conocer qué ventajas te ofrece y asegúrate que sea la más indicada para ti. No te precipites a comprar un modelo solo por su apariencia o por los precios y aprende cómo elegir secadora.

¿Qué son las secadoras de evacuación?

Su nombre proviene del sistema de secado que utiliza este electrodoméstico. El cual es el primero de los sistemas en utilizarse. En resumen, es un secado que introduce aire caliente en el interior del tambor para que entre en contacto con la ropa.

Es importante además saber que las secadoras de evacuación necesitan un mantenimiento mayor que por ejemplo las secadoras de condensación o de bomba de calor.

En ocasiones, podemos encontrarnos con el problema de que el tubo no está bien sellado y tiene algún que otro escape. Pero no es algo que no se pueda resolver ya que este problema se solucionaría con un parche o comprar un tubo nuevo.

¿Cómo funcionan?

Para su funcionamiento toma el aire del exterior y lo calienta mediante resistencias eléctricas. A continuación pasan por el bombo donde se encuentra la ropa húmeda, esto lo que consigue es que la humedad de la ropa se transfiera por el aire y se termina expulsando al exterior a través de un tubo.

Funcionamiento de las secadoras de evacuación

Para que la secadora de evacuación desarrolle un buen funcionamiento, es necesario que donde se instale haya alguna salida al exterior. A diferencia de los otros tipos de secadoras, esta no reutiliza el mismo aire, sino que continuamente introduce y desecha aire nuevo. Además su eficiencia energética se sitúa en torno a la calificación B.

Instalación de las secadoras de evacuación

Lo primero es elegir una habitación que de al exterior de la casa, ya que esta secadora se basa en la expulsión de la humedad. Es recomendable que en la habitación en la que se haga la instalación tenga una temperatura entre los 5º y 35º y estar ventilada para que el aire circule sin problema.

Otra recomendación, es que sitúes la secadora encima de la lavadora, ya que pesa menos y conseguirás el doble de espacio.

¿Por qué escoger este tipo?

Uno de los motivos por lo que puedes escoger este tipo de secadora es si no necesitas usar secadora diariamente y que no puedas conectarla a una salida de desagüe, pudiendo contar con la instalación del tubo de evacuación del aire húmedo al exterior de la casa. A pesar de ser menos eficiente energéticamente que las de bomba de calor, un uso puntual o no diario puede justificar no pagar la diferencia de precio con las de bomba de calor.

Otra razón para elegir este tipo de secadoras es porque son económicas, aunque tienen un mayor consumo energético. De igual forma, es un modelo que ha ido avanzando progresivamente, por lo que ahora incluye también los distintos programas para cada tipo de tejido.