Saltar al contenido

Como desatascar el lavavajillas

Saber cómo desatascar el lavavajillas puede sacarnos de más de un apuro doméstico. De uso diario en casas familiares, es bastante habitual que tengamos algún percance con esta maquinaria siempre en funcionamiento. A pesar de que es un electrodoméstico que no requiere de mucho mantenimiento gracias a su facilidad de uso, lo cierto es que sí podemos encontrarnos con alguna avería o atasco que nos lime la cabeza durante una temporada. ¿Te gustaría conocer algunos trucos?

Cómo saber que el lavavajillas está atascado

Reconocer un lavavajillas atascado no es algo sencillo. El ruido, la suciedad o el mal aclarado de los cacharros no nos está diciendo que haya un problema que no se resuelva cambiando de producto. Para dar con el dilema, es importante tener una serie de conocimientos que, sin ser de personal experto, pueden servirnos de cara a las próximas veces que nos ocurra algo así. A continuación, para que estés más orientado con el tema, te dejamos con algunos factores:

  • No desagua correctamente
  • Restos de comida en el interior
  • Los platos salen sucios con frecuencia
  • Salen burbujas del fregadero

En cualquier caso, aunque estos funcionan como indicadores de que el lavavajillas podría estar atascado, es importante aclarar que no por ello nuestra maquinaria está estropeada. Son muchas las razones por las que los platos pueden no salir limpios y saber diferenciar no es algo sencillo para el usuario común. Si durante un tiempo ves que la situación persiste recomendamos que te pongas en contacto con un profesional de estos aparatos.

Las principales causas de que el lavavajillas esté atascado

Para saber cómo desatascar el lavavajillas primero habrá que determinar las causas por las que lo tenemos en este estado. Conociendo los factores que pueden llevar a esto, lo siguiente es estar al día de esos motivos que impiden un buen funcionamiento de la máquina en general dejando los cacharros sucios o con mal aspecto. A continuación, para los que están desesperados sin saber qué hacer al respecto, os ponemos algunas de las posibilidades:

  • Tubo de desagüe sucio
  • Puerta mal cerrada
  • Error de instalación
  • Manguera de desagüe doblada
  • Exceso de cal

Como vemos, cuando hablamos de causas que pueden entorpecer el funcionamiento del lavavajillas nos encontramos ante una cantidad bastante importante que no podemos ignorar. A todo esto tenemos que añadir el detalle de esos cacharros que no son aptos para el aparato y que, no solo pueden estropearse ellos mismos, sino también dañar la maquinaria. Es importante que a la hora de introducir cualquier accesorio o menaje de cocina sepamos bien cuáles son las condiciones de lavado puesto que solo así vamos a protegerlos.

Tres formas de desatascar el lavavajillas

Una vez que hemos dado con la razón por la que nuestro lavavajillas no funciona como debería ir, lo siguiente que vamos a pensar es cómo lo hacemos para que todo vaya correctamente. Existen varias formas mediante las que podemos devolver todo ese esplendor a la maquinaria y conseguir que trabaje como lo hacía hace unas semanas. Para los que no tienen ni idea pero quieren que todo vuelva a la normalidad cuanto antes, os dejamos con algunos remedios sencillos:

Vinagre con bicarbonato

El bicarbonato es perfecto para desatascar cualquier cosa que se haya quedado atrancada. Especial en los conductos, no suele haber tapón que se le resista así que cuando lo acompañas del vinagre hacen el equipo conveniente. Con un vaso de la mezcla vertido en el desagüe y dejando que actúe durante al menos quince minutos, tenemos una forma de conseguir nuestro objetivo. Un remedio sencillo, que llevarás a cabo de forma rápida y puede darte un índice de respuesta alto. ¿Alguien consigue más por menos?

Desatascador químico

Los desatascadores químicos están hechos para esos tapones que se forman en los conductos e impiden que el lavavajillas funcione con total normalidad tal y como debería. De venta en cualquier hipermercado o tienda especializada, solo con traerte un bote a casa y echarlo por el desagüe tienes la oportunidad de volver a hacer uso de tu maquinaria. En cualquier caso, es importante que mires cuáles son los que mejor vienen para tu electrodoméstico puesto que son muchas las opciones que tienes en el aire.

Limpiar la manguera de drenaje

De todas las formas que tenemos para saber cómo desatascar un lavavajillas limpiar la manguera del drenaje es la más completa. Desde aquí podemos quitar toda la suciedad incrustada, eliminar los tapones que impiden el buen funcionamiento de la máquina y muchas otras cosas que, de una manera más simple, no terminaríamos de ver. Para esto debemos desconectar el lavaplatos, hacernos con un mango y con la ayuda de unas pinzas quitar el conducto. Mucho más técnico que el resto, si no sabemos bien cómo maniobrar nuestra recomendación es que llames a un equipo de expertos.

El lavavajillas, sin ser imprescindible en las cocinas de cualquier hijo de vecino, se ha convertido en una pieza que gusta mucho a las familias gracias a su comodidad que supone a la hora de fregar los platos o cualquier otro menaje de cocina. Son muchas las casas que, después de haber visto la buena utilidad que tiene en todos los aspectos, no vuelven al lavado tradicional de cada uno de los cubiertos. ¿Eres de los que ya lo ha instalado en su hogar?