Saltar al contenido

Truco para descongelar el congelador en diez minutos

Saber cómo descongelar el congelador nunca vienen mal. Ver la escarcha pegada en el techo o los pequeños bloques que salen al lado de la nevera no es algo agradable y es por eso que queremos cambiar esto. Limpiar el refrigerador es imprescindible para que los alimentos se mantengan en buen estado y además, no se generen partículas que den lugar a bacterias. Son muchas las razones que te podríamos dar para que no lo dejes para mañana pero, ¿estás listo ante el desafío?

¿Por qué es necesario descongelar el congelador?

Que en el congelador se formen placas de hielo es bastante habitual. Las paredes interiores, que suelen aglutinar bastante cantidad de restos derivados del hielo son las que más afectadas se ven por esto y en consecuencia provocan un efecto aislante que termina perjudicando a los alimentos que tenemos en conservación. Según estudios viejos y recientes, la temperatura de la máquina puede disminuir hasta en 5º C y esto no es recomendable en ningún aspecto.

La ralentización del funcionamiento en nuestro congelador también es otra de las cosas por la que es necesario apagar y comenzar desde cero con la nevera en la que guardamos todas nuestras cosas. Es importante agregar en este punto que para evitar el que los alimentos se echen a perder deben estar a -30ºC. Hoy, con los modelos que tenemos en el mercado, no hay que preocuparse en exceso por este tipo de cosas pero sí estar alerta por si algo deja de funcionar.

¿Cómo hay que descongelar el congelador?

La formación de hielo en nuestra nevera es algo que ocurre bastante a menudo. Incluso para esas máquinas que guardan sus revisiones y sobre las que estamos siempre encima, puede haber un pequeño traspiés. Saber cómo descongelar el congelador es un arte para el que hay que estar preparados o al menos contar con una serie de trucos que nos hagan la vida más fácil. A continuación, a fin de que estés al día de las diferentes técnicas, te dejamos con algunos consejos:

Apagar y vaciar el electrodoméstico

Apagar el congelador es el primer paso que tenemos que dar cuando pensamos en limpiar cada uno de los rincones del mismo. A fin de que no se consuma demasiada energía (ni tampoco suframos una incidencia) debemos quitar de la corriente cualquiera de sus cables conectores o enchufes que haya alrededor. La comida, que se puede mantener perfectamente en la parte de abajo durante un tiempo, también se puede poner en el fregadero sobre agua helada.

Derretir el hielo

Derretir el hielo es el siguiente paso para descongelar el congelador. Cuando nos pongamos a limpiar es importante que no quede apenas nada de placas en su interior y por ello debemos esperar a que se derrita o bien de forma natural o usando otros materiales que nos ayuden en la descomposición de éste. Con un secador de pelo, una espátula caliente o un ventilador podemos adelantar el proceso y ponernos con ello antes de lo que habíamos pensado.

Eliminar el hielo

Una vez que el hielo se ha derretido podremos quitarlo mucho más fácilmente que cuando estaba pegado a la pared. Casi siempre con un paño ya estará la mitad del trabajo hecho pero si quedan costras también puedes servirte de una espátula para limar los rincones más complicados y que el resultado final quede perfecto. En este paso es bueno no tener prisas puesto que es uno de los más importantes de descongelar el congelador. ¿Te ha quedado claro?

Limpiar el congelador

Con el hielo ya retirado al completo, lo siguiente que tenemos que hacer es limpiar el congelador. Es importante que no confundamos este paso con el anterior porque uno complementa al otro. Con una bayeta seca y mucho cuidado podemos sacar brillo de lo que antes eran bloques de nieve o escarcha en la que nada se veía. El uso de jabón no es recomendable y por eso debemos ignorar este producto y pasar a los más naturales porque son la única manera de que quede reluciente.

Conectar el congelador a la corriente

¡Ya hemos terminado! Por fin hemos llegado al último paso de descongelar el congelador y ahora lo único que debemos hacer es conectarlo a la corriente para que vuelva a funcionar como siempre. Con el trabajo de limado que hemos hecho el ahorro energético será mucho mayor y notaremos que hasta los alimentos, una vez los hemos cocinado, guardan mejor el sabor. En tan solo cinco pasos habremos conseguido que la máquina más importante de la cocina saque todo su potencial y nos de lo que merecemos.

¿Y si tengo un aparato de descongelación automática?

Algunos de los congeladores que se están vendiendo ahora «no necesitan de descongelación» gracias al sistema automático del que disponen gracias al fabricante. A fin de hacernos la vida algo más sencilla y sabiendo que no a todo el mundo le gusta desenchufar la máquina, sacar los alimentos y ponerse a limpiar, las marcas apuestan por alternativas con las que tú no tengas que preocuparte por nada relacionado con este instrumental tan necesario.

En cualquier caso, es importante conocer el gasto de energía que tienen estos modelos (hasta un 35% más que aquellos que se descongelan de forma manual) y si realmente nos compensa en relación a sus ventajas. Por si fuese poco, muchos absorben la humedad de los alimentos y los deja con menos calidad cuando los ponemos sobre la mesa. Valorando todos estos detalles, debemos pensar qué es lo que nos conviene para un aparato que se ha hecho imprescindible en nuestras vidas. ¿Lo tienes?

El truco para descongelar el congelador es tener mucha paciencia y saber lo que se están haciendo. Como hemos visto, con tan solo cinco pasos bien marcados podremos disfrutar de nuestra máquina con un funcionamiento óptimo y sin necesidad de cambiarla como muchas veces se nos habrá pasado por la cabeza. La conservación de los alimentos es fundamental para nuestra salud y comenzando por algo tan sencillo como mantener la nevera a punto, todo será más fácil.