Saltar al contenido

Limpiar tu plancha 6 mejores trucos

limpiar tu plancha

Si hay algo común en casa es que la plancha de la ropa se vaya quemando poco a poco, lo que hace que pueda manchar la ropa y resulta algo desagradable.

¿Se puede limpiar la plancha?

En efecto, es posible realizar una limpieza que te ayude a tener tu plancha como nueva todo el tiempo y así evitar malos ratos.

Te presentamos una serie de trucos que puedes aplicar para que tu plancha esté limpia, puedes usarlos de manera preventiva o cuando ya está quemada y manchada.

limpiar tu plancha

Sal

Toma unas seis cucharadas de sal y agrégalas bien esparcidas a un paño resistente, de manera que quede cómodo en tu mano. La plancha debe estar encendida y caliente para que comiences a frotar el paño con sal de arriba hacia abajo.

Impregna la fuerza necesaria a la cantidad de manchas que hay en la misma, si solo lo haces por prevención, no es necesario que apliques tanta fuerza.

Por último, apágala, espera que se enfríe y pasa otro paño húmedo para terminar de limpiarla. Listo, tu plancha estará lista.

Vinagre

Este ingrediente funciona para manchas un poco más adheridas a tu plancha, es mucho más eficiente en este sentido y sencillo de utilizar.

Para ello debes calentar un poco de vinagre blanco, toma un paño que te sirva para limpiar, sumérgelo en el líquido y luego lo frotarás sobre la plancha.

El beneficio de este modo de limpiar es que puedes reforzarlo, si lo necesitas con otras sustancias adicionales si las manchas están muy pegadas. Por ejemplo, puedes adicionarle un poco de sal o de bicarbonato y repetir el proceso.

Es siempre necesario, pasarle luego un trapo seco para guardar la plancha, no debes guardarla húmeda.

Detergente de ropa

Es una excelente opción cuando se trata de una plancha antiadherente, es una forma sencilla y rápida.

Para lograrlo basta con echar la cantidad de detergente que creas pertinente en agua caliente y posteriormente con un trapo, frotamos la plancha. Verás como desaparecerán las manchas.

Recuerda que si tienes detergente líquido, es suficiente con algunas gotas, no es necesario llenar de espuma la superficie de la plancha. Y como siempre, debes secarla bien, sin residuos y luego guardarla.

Lavaplatos

También es una opción válida sobre todo cuando las aberturas de la superficie de la plancha están manchadas por dentro.

Para este procedimiento, se realizan pasos similares a los que ya hemos explicado, solamente que en esta oportunidad limpiaremos con un hisopo cada uno de los orificios para que se limpien profundamente.

Adicionalmente podemos usar un trapo igualmente para que la superficie quede limpia y no manche nuestra ropa.

Velas

Sí, así como lo estás viendo, las velas son aliadas al momento de limpiar nuestra plancha y ya te explicaremos cómo hacerlo.

Para esto necesitas una vela grande, o la que creas que te funcione para el tamaño de tu plancha. Debes prenderla y esperar a que tome una temperatura ni tan alta ni tan baja. Toma la vela y comienza a pasarla por la base.

Evidentemente la vela se irá derritiendo poco a poco, sigue pasándola hasta que toda la superficie esté cubierta. Luego la apagas y esperas que se enfríe, le pasas un trapo quitando toda la cera de vela y estará lista.

Pulidor de metales

Con esta forma de limpiar las planchas debes evaluar bien las características de la misma, ya que este puede ser un método un tanto agresivo con el pulidor de metales.

Toma en cuenta si no está recubierta la base y si están muy impregnadas las manchas, dependiendo de esto aplícale la fuerza necesaria para que vayan desapareciendo las manchas.

Igualmente limpia bien la plancha, sécala con un trapo y quita los residuos.